El proyecto utiliza un enfoque experimental para tratar de resolver las siguentes cuestiones:

1. Determinar si los límites superiores de tolerancia térmica difieren entre distintas especies subterráneas.

Como modelo, se usan especies de distintos clados (principalmente Leptodirini, familia Leiodidae) y de distintas áreas geográficas y condiciones climáticas.

2. Determinar la capacidad de aclimatación de las especies del medio subterráneo.

¿Varían los rangos de tolerancia térmica de las especies tras aclimatarlas a distintas temperaturas?

3. Explorar la relación entre el nicho térmico y el grado de especialización de las especies en el medio subterráneo profundo. 

La falta de ajuste térmico podría darse solo en las especies más especializadas en los ambientes subterréneos, como consecuencia de la pérdida de mecanismos de termoregulación. Por lo tanto, predecimos que especies epigeas (superficiales) filogenéticamente emparentadas con las de los medios subterráneos tendrán una mayor tolerancia térmica y capacidad de aclimatación que éstas.

 

4. Evaluar la capacidad de distintas especies (con distinto grado de especialización en el medio subterráneo) y poblaciones de hacer frente al cambio climático, integrando la información fisiológica obtenida en los objetivos anteriores en modelos de distribución de especies.